Alemania y el aporte criollo de los musiús.

Alemania y el aporte criollo de los musiús.
de lectura: 13 minutos

En pleno decenio de transición de «dictadura desarrollista» a «nueva era democrática» se promulga en 1955 la Ley de Naturalización que permitió el otorgamiento de nacionalidades y entrada de miles de extranjeros al país, motivado en ese entonces a dos principales razones (que son las mismas por la cuales actualmente se marchan miles de coterráneos): Elevado crecimiento económico del país de acogida y escasez de oportunidades en su patria de origen.

Que en efecto contribuyó indirectamente al desarrollo de la cultura, salud y educación. Esta planificación traía una motivación previa desde que Uslar Pietri con su ensayo «Venezuela necesita inmigración» (1937) explicaba la importancia de los inmigrantes europeos para la nación como panacea para la difusión de conocimientos y usanzas. Alberto Adriani de igual modo lo hizo promoviendo la Ley de Inmigración y Colonización (1936) para mejorar nuestra población pero con un evidente discurso racista de parte de Adriani.

Más allá de la ambiciosa investigación que hizo el berlinés Gerhard Masur sobre nuestro Libertador para publicar una de las biografías más completas de «el hombre de las dificultades». Más allá del deseo de la afición del Borussia Mönchengladbach de erigirle una estatua a Juan Arango junto a la del campeón mundialista Günter Netzer.

Venezuela siempre ha tenido algo que ofrecer al pueblo alemán. El gentilicio germano representó en Venezuela una fuerza de inmigrantes con una singular historia. Se dice que los primeros alemanes llegaron en 20 asentamientos en 1843 en medio de la selva de Palmar del Tuy. Gracias al geógrafo Agustín Codazzi (que contó con el apoyo de Alexander von Humboldt) que se encargó de animar a 387 alemanes provenientes de Kaiserstuhl del estado federado de Baden-Wurtemberg ubicado en pleno corazón de la Selva Negra. Estos se organizaron aquí con un consejo municipal llamado «Gemeinderat» donde se repartieron todas las tareas para establecer el pueblo y donde se originó su propio dialecto de alemán llamado Coloniero que posee préstamos lingüísticos del castellano y giros fonéticos extintos en Europa. Para que posteriormente el territorio se convirtiera en la Colonia Tovar la noble aldea famosa por su agricultura, cervezas, luthieres, artesanías y gastronomía bávara (Strudels, Germknödel y Kaiserschmarrn). Verbigracia el pueblo que sirvió de inspiración para  “La Colonia” donde inmigra el austríaco Rolf Carlé, personaje de la novela «Eva Luna» de Isabel Allende.

En la época en la cual se podían sentir las secuelas de la Batalla de Leipzig en plena transición de Confederación del Rin a Confederación Germánica, sucesoras del Primer Reich o Sacro Imperio Romano Germánico, eran tiempos de reivindicaciones, reformas y nacionalismos para un protoestado alemán. El Dr. Gottfried Knoche proveniente de Halberstadt de estado federado de Sajonia, toma la decisión en 1840 de venir a Venezuela; se dice que su motivación fue las descripciones del ascenso al Ávila de Humboldt en el libro «Voyage aux régions équinoxiales du Nouveau Continent» ó «Viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Mundo» (que vale destacar que el guía de esa expedición fue un joven llamado Andrés Bello).

Gottfried Knochen
Al llegar se asentó en La Guaira y atendió a sus compatriotas establecidos en la zona y refundo el Hospital San Juan de Dios y se ganó la fama de persona caritativa donde atendió sin cobrar a los más necesitados emprendió una lucha contra la epidemia de Cólera. Durante sus expediciones por el litoral guaireño descubrió una casona en las faldas de Galipán que funcionaba como una antigua hacienda de café,  que luego adquirió y allí estableció su hogar la «Finca Bella Vista» que le hacia recordar la Selva Negra alemana, además mando construir un mausoleo y un laboratorio en el cual explotaba una de sus aficiones más extrañas, la momificación. Se dice que dedicó numerosos años de investigación a esta técnica para preservar cadáveres no reclamados de la guerra federal que subía a caballo desde el mismo Hospital San Juan de Dios; el magnum opus de Gottfried era una sustancia que inyectaba por vía intravenosa que conservaba el cadáver sin necesidad de extraer órganos (la composición exacta sigue siendo una incógnita). Incluso familiares del periodista Tomás Lander pidieron a Gottfried de sus servicios, se dice que la momia de Lander permaneció sentada 40 años en un escritorio en la biblioteca del galeno hasta que los familiares la reclamaron para ser sepultada.  En 1878 el expresidente Francisco Linares Alcántara fue embalsamado también, para luego ser sepultado un mes después en el panteón nacional. (Algo preferible que ser un córpore insepulto exhibido en un mausoleo como Vladimir Ilich “Lenin”,  Ho Chi Mihn, Mao Zedong entre otros) A los 88 años antes de morir el mismísimo Knoche fue momificado por su enfermera. La finca se desvaneció con el tiempo  porque fue saqueada infinitas veces por buscadores de tesoros y estudiantes de medicina.

En la época del Imperio Alemán también llamado «Deutsches Reich» o Segundo Reich. Un doctor berlinés Rudolf Jaffé de la Universidad de Freiburgo se desempeñaba como asistente en el instituto de enfermedades Tropicales de Hamburgo donde efectuaba numerosos viajes como medico de un barco hacia India, China y Japón. Donde luego de alistarse durante la Primera Guerra mundial en 1914 como Patólogo de la Armada durante la ocupación Vilna capital de Lituania. Culminada la guerra regresa a incorporarse en 1925 como profesor del Hospital Moabit de Berlin donde pudo publicar tratados que se convirtieron en clásicos de la anatomía patológica. En 1934 fue destituido forzadamente y vino a Venezuela huyendo de las leyes antisemitas del partido nazi, donde se convirtió en el fundador del primer Servicio de Patología en el Hospital Vargas el cual estaba basado en el modelo alemán, donde se encargo de investigar sobre lípidos en glándulas endocrinas, esquistosomiasis, sífilis, cirrosis hepática y enfermedad de chagas.
Rudolf Jaffe

El Dr. Jaffé fue la piedra angular en la migración de un gran numero de doctores patólogos germanoparlantes como Karlhanns Salfelder, Karl Brass, Frans Wenger, Eberhart Sauerteig entre otros a estas tierras exóticas a investigar enfermedades como: tuberculosis, amibiasis, lepra, mal de Chagas, encefalitis equina, Neumocistosis y Enfermedad de Gaucher y fue formador de una brillante generación de patólogos egresados de la Universidad Central de Venezuela.

En la época del Gran Imperio Alemán o «Großdeutsches Reich» o Tercer Reich. Karlhanns Salfelder un joven proveniente de Großneuhausen en el estado federado de Turingia, quien tenia la difícil tarea de participar en el servicio militar obligatorio como soldado raso en la División de Infantería durante 3 años en la campaña contra Francia (como parte de las fuerzas de ocupación de Paris).Y que luego tuvo la oportunidad de terminar sus estudios de Medicina en Frankfurt y fuese enviado de nuevo como médico de trincheras esta vez al frente militar en Prusia Oriental. A través del Mar Báltico fue hecho prisionero de guerra de los ingleses en un barco que se dirigía a Copenhague para luego escaparse en 1945. En una entrevista Salfelder comunicó “Contrario a lo que la gente cree no usé la esvástica, eso era una señal del partido nazi, no del ejército. Mi padre era masón, así que era internacionalista. ¿Y usted sabe que después de los judíos, los máximos enemigos del nazismo eran los masones?…”. En reiteradas ocasiones aclaró que ellos conocían que los campos de concentración eran para los criminales, que ellos no conocían que mandaban a los judios a morir allí.
Salfelder como Soldado

Concluida la guerra al tener 6 años como residente en el Instituto Patológico de la Universidad Frankfurt, Jaffé lo convenció de venirse a Venezuela a trabajar en el sanatorio antituberculoso de Cumaná a diagnosticar los casos que azotaban el país en 1950, para luego convertirse en el fundador del servicio de Anatomía Patológica en el sanatorio Venezuela y Hospital “Los Andes” del que luego se hizo jefe de la cátedra en la Universidad de Los Andes, Karlhanns logró adoptar el estricto y puntual modelo alemán, aunque en algunas ocasiones le disgustaba la irresponsabilidad del venezolano “Esa conducta equivaldría en Alemania a un despido inmediato, pero aquí es muy difícil pedir eso, por no decir imposible. Esa falta de autoridad yo la observo en la universidad, pero existe en Venezuela en distintos niveles. En mi opinión eso es mortal para el país y no le ha permitido avanzar ”. De igual modo no le impidió hacer avances importantísimos en la enfermedad de Chagas, Protothecosis, Neumocistosis, Adiaspiromicosis. Con numerosas publicaciones y que le dieron mérito internacional para realizar workshops en Tanzania, Canadá, Suecia, Australia, EEUU, Brasil y Argentina.
Karlhanns Salfelder

En plena época del poderoso Reino de Prussia o «Königreich Preußen», un cirujano prusiano nacido en Groß Walditz (actualmente Polonia) Johann Siegert un joven graduado de la Universidad de Berlín. Que en 1815 participó como Traumatólogo del batallón de cazadores de Magdeburgo y participó durante en la batalla de Waterloo durante las guerras napoleónicas donde realizó arduas tareas de ayuda a los ejércitos de la ya mencionada Confederación Germánica. Luego en 1819 fue nombrado director médico-quirúrgica del Hospital Militar de Angostura para estar al servicio durante la Guerra de la Independencia gracias a un agente venezolano en Londres, en ese hospital existía un gran numero de pacientes con mareos difíciles de sanar.
Johann Siegert
El Dr Siegert tuvo la idea de crear una preparación a base de genciana y 25 especias (formula que estuvo escrita en la pared del sótano del galeno pero hoy en día se mantiene en secreto) con zumo de lima, la cuál llamó luego «Amargo de Angostura» que se hizo muy famoso por su potencial curativo y se comercializó exitosamente entre los marineros que llegaban al puerto en el Orinoco. Que además fue luego patentado por una firma creada por sus hijos en Trinidad y Tobago llamada «J.G.B. Siegert & Sons» gracias a la fama mundial adquirida porque se convirtió en el ingrediente esencial de tragos clásicos como: Cuba Libre, Manhattan, Old Fashioned, Pisco Sour etc.
Amargo de Angostura

También solía añadirle amargo de angostura al Gin Sour Thomas Hudson el estoico personaje que Hemingway creó para su novela «Islands in the Stream», y con el que además el autor creó uno de sus tragos favorito el Vermouth Panaché.

Evolución del Estado Alemán desde 1867.

Referencias:

1. Uslar Pietri, Arturo. Venezuela Necesita Inmigración, Imp. El Cojo, Caracas. 1937.
2. Adriani, Alberto. “Venezuela y los Problemas de la Inmigración”, Labor Venezolanista, Caracas. 1984.
3. Juan Arango, ídolo de la afición | Deportes | DW.COM | 14.04.2012, Daniel Martínez. http://dw.com/p/14dbw
4. Perazzo, Nicolás. “Historia de la inmigración en Venezuela, 1850-1900 y documentos anexos.” Caracas. Ediciones del Congreso de la República, 1982
5. Allende, Isabel. “Eva Luna” (Ed 2009) DeBolsillo. 1987.
6. Schael, Guillermo J.: “Brújula”: Desde los Welser al Doctor Knoche, diario El Universal, Caracas, marzo de 1971.
7. Diccionario de Historia de Venezuela, 2ª Edición, Fundación Polar, Caracas 1997.
8. Puleo, Adriana. “Semblanza Dr. Karlhanns Salfelder” SABERULA, 2008. http://saber.ula.ve/iconos/salfelder/semblanza/semblanza.pdf
9. Hacker, Alexander. “Angostory: Die Geschichte von Angostura in der Küche” Seußen, Arzberg. Deutschland 2003 http://www.angostory.de
10. Hemingway, Ernest “Islands in the Stream” (Ed 2013) Penguin Books UK. United States of America 1970.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *